Justice for Berta Cáceres and Security for Gustavo Castro Now!
Justice for Berta Cáceres and Security for Gustavo Castro Now!

Ante el asesinato de otro líder indígena en Honduras, organizaciones canadienses dicen ¡Basta ya!

Jen Moore Latin America Program Coordinator Jennifer Moore works to support communities, organizations, and networks in the region struggling with mining conflicts.

(Montreal/Toronto/Ottawa) Sesenta organizaciones y redes canadienses han enviado una carta urgiendo al Gobierno de Canadá a que presione a las autoridades de Honduras y re-evalúe las políticas exteriores de Canadá, tras el asesinato esta semana de otro miembro de la organización de Berta Cáceres.

El martes pasado, Nelson Noé García Laínez del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) fue ultimado en la comunidad de Río Chiquito. El líder indígena volvía a su casa después de ayudar a un grupo de familias que las fuerzas de seguridad del gobierno acababan de desalojar violentamente, cuando dos hombres le quitaron la vida disparándole en la cara.

Tras el asesinato de Berta el 3 de marzo que generó conmoción y preocupación en el mundo entero, organizaciones de todo Canadá se encuentran notablemente consternadas por el hecho que los responsables de los asesinatos continúen persiguiendo y asesinando a miembros de COPINH sin ningún reparo.

El miércoles pasado, Amnistía Internacional publicó una acción urgente donde se detalla que, en la última semana, miembros de la dirigencia de COPINH, miembros de la radio comunitaria, quienes piden justicia para Berta Cáceres, y una de las hijas de Berta, entre otros, han sido cuestionados, seguidos, y fotografiados.

Ante la violencia, fuentes de financiación europeas para el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, incluyendo el Banco de Holanda para el Desarrollo (FMO) y el Finnish Fund for Industrial Cooperation Ltd., suspendieron sus actividades de financiamiento en Honduras y decidieron enviar misiones de investigación al país.

La Red Mexicana de Afectados por la Minería, por su parte, manifestó su alarma ante la incapacidad de las autoridades de Honduras de proteger a miembros del COPINH y familiares de Berta, agregando además que la situación de Gustavo Castro – el testigo clave del asesinato de Berta, al igual que víctima del atentado – se ha vuelto aún más peligrosa. Gustavo tiene impedida la salida de Honduras a pesar de un tratado de asistencia mutua en investigaciones penales que le permitiría continuar participando en la investigación desde México.

Dada la situación, organizaciones canadienses han emitido un comunicado instando al gobierno canadiense a que urja a las autoridades de Honduras a proteger al COPINH, a la familia de Berta y a Gustavo Castro; a que presione a Honduras para que colabore con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para involucrar en la investigación actual a un equipo de investigadoras e investigadores independientes e internacionales; a que haga un llamado para el regreso inmediato y seguro de Gustavo Castro a México; y para que se respete el derecho del Pueblo Lenca al consentimiento libre, previo e informado en relación a megaproyectos en sus tierras.

A su vez, hacen un llamado al gobierno canadiense para revertir la terrible política que ha tomado en torno a Honduras hasta la fecha. Tras el golpe de estado del 2009, respaldado por los militares, Canadá ayudó a menoscabar iniciativas para el retorno a Honduras del gobierno del Presidente Mel Zelaya, que había sido votado por el pueblo, y no se tardó en apoyar y negociar con los gobiernos represivos posteriores al golpe. Desde ese momento, ha habido más de 100 asesinatos de defensoras y defensores del medio ambiente, de entre los cuales el caso de Berta ha recibido la mayor atención. Mientras tanto, las autoridades canadienses presionaban para la creación de una nueva ley de minería y firmaban un tratado de libre comercio con Honduras que beneficia a los inversionistas canadienses.

Las organizaciones insisten en que el parlamento canadiense debe investigar el rol del gobierno de Canadá en Honduras durante y desde el golpe, retirar el apoyo al gobierno y fuerzas de seguridad de Honduras, y garantizar que no se brinde apoyo público a proyectos de infraestructura o megaproyectos que no cuenten con el consentimiento libre, previo e informado de las comunidades indígenas afectadas.

El comunicado completo se encuentra disponible en inglés, francés, y español. Aún se pueden agregar firmas de organizaciones y redes. A su vez, se invita a las personas interesadas a firmar la acción urgente para autoridades de Canadá y Honduras disponible en línea en inglés/español y francés/español. Y, en esta acción en línea en español, se hace un llamado para el regreso seguro e inmediato a México de Gustavo Castro.

Para mayor información:

    • Amelia Orellana, (CDHAL), (438) 827-0656, solidared(arroba)cdhal.org
    • Jen Moore, Alerta Minera Canadá, (613) 569-3439, jen(arroba)miningwatch.ca
    • Raúl Burbano, Fronteras Comunes, Director de Programas, (416) 522-8615, burbano(arroba)rogers.com