Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Carta de 39 Organizaciones de Derechos Humanos Respaldando el Proyecto de Ley C-300

Jamie Kneen Communications and Outreach Coordinator responsible for: strategic research, social media, and public engagement; our Africa program, environmental assessment, and uranium mining.

Honorables
Parlamentarios
House Of Commons
Ottawa, ON K1A 0A6

Honorable
John McKay MP Scarborough
Parlamentario proyectista de la Ley C-300
Parliament Hill
Room 549 D Centre Block

Los abajo firmantes, miembros y representantes de organizaciones defensoras de Derechos Humanos de América Latina, con mucha esperanza hemos tenido conocimiento de la iniciativa de ley C-300 que busca promover mayor responsabilidad de las empresas mineras canadienses que operan en el exterior, así como una mayor participación del Gobierno de Canadá para exigir a las empresas canadienses de minería, gas y petróleo, que respeten los estándares ambientales internacionales y de Derechos Humanos en todas sus operaciones.

En nuestros países, hemos sido testigos de graves impactos negativos generados por las empresas extractivas, muchas de ellas de origen canadiense. En muchos casos, pese a que estas acciones se convierten en hechos violatorios a los Derechos Humanos, a las legislaciones nacionales y los estándares ambientales internacionales, no es posible promover una mayor responsabilidad de estas empresas, debido en parte a la ausencia de mecanismos efectivos de control y de reclamación, lo que deja a muchas comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes, desprotegidas en sus derechos fundamentales.

En este contexto, creemos que con la aprobación de la ley C-300 se creara un valioso instrumento para que los ciudadanos y ciudadanas de muchos países del mundo, podamos exigir a las empresas mineras canadienses el cumplimiento de las normas y estándares internacionales de Derechos Humanos, de manera especial los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales, de forma tal que estos sean una realidad concreta y efectiva para todos.

Por otra parte, la implementación de los mecanismos previstos en la Ley C-300 serán una señal positiva para todo el mundo, del compromiso del gobierno de Canadá con el respeto a las convenciones internacionales de Derechos Humanos, con la justicia, con la protección del medio ambiente y en definitiva, con el compromiso por crear un mundo más justo y humano para todas las personas que compartimos esta casa común, que es el planeta tierra.

La urgencia y necesidad de la aprobación de esta ley ha quedado evidenciada en un informe titulado “Corporate Social Responsibility: Movements and Footprints of Canadian Mining and Exploration Firms in the Developing World” realizado por The Canadian Centre for the Study of Resource Conflict en el 2009 y encargado por Prospectors and Developers Association of Canada (PDAC). Este informe indica que son las empresas extractivas canadienses las que más violaciones de derechos humanos han causado en los llamados países en desarrollo y que, lamentablemente, la región del mundo que ha sido más afectada por tales empresas es nuestra América Latina.

Por consiguiente, brindamos todo nuestro respaldo a la ley C-300 e instamos al parlamento Canadiense a aprobar esta ley, que sin duda alguna vendrá a generar grandes beneficios en todo el mundo.

Respetuosamente:

(ver firmantes en el documento PDF adjunto)