La Seguridad Ante Todo
La Seguridad Ante Todo: Lineamientos para el Manejo Responsable de Relaves
Editor Message

La Seguridad Ante Todo: Lineamientos de los Pueblos para Acabar con Desastres de Desechos Mineros

Ver también: Comunicado de prensa

Resumen Ejecutivo

El colapso de la presa de relaves en 2019 cerca de Brumadinho, Brasil, provocó más de 250 muertes y diezmó los hogares y edificios en una estela de kilómetros de distancia antes de desembocarse en el Río Paraopeba. La catástrofe dejó atónito al mundo, pero no nos debió haber sorprendido. Las instalaciones de resguardo de relaves, que contienen el material residual y los desperdicios generados de la minería de metales y minerales, fallan con una frecuencia y severidad cada vez mayor.

Las normas actuales de la industria, incluyendo el borrador de la Norma Global de Relaves hecho público en 2019, no alcanzan a proteger a las comunidades y ecosistemas adecuadamente de dichas fallas. Tanto el diseño y la construcción como la operación y el cierre de las instalaciones de relaves requieren cambios significativos para proteger a las personas y el medio ambiente.

Las instalaciones de relaves más seguras son las que nunca se llegan a construir. Para evitar los pasivos a largo plazo en los sitios de desechos mineros y sus impactos sociales y ambientales, es necesario reducir el volumen de los relaves producidos, así como la demanda en general por las materias primas principales. Durante los últimos 40 años, la concentración promedia de mena se ha reducido a la mitad para muchos minerales, lo que efectivamente duplica el volumen de relaves generados por cada unidad de mineral producida. Las tendencias actuales sugieren un aumento de 200% a 1000% en la extracción y el uso de la mayoría de los minerales para el año 2060. Estas tendencias no son sostenibles. Debemos continuar extrayendo al menos algunos minerales, incluso para las tecnologías de la transición energética, pero son necesarias las mejores normas y prácticas para hacerlo.

Las instalaciones de relaves son propensas a fallar de muchas formas y con diferentes grados de severidad. El presente documento plantea una serie de lineamientos para la prevención de fallas catastróficas, donde la integridad estructural de las instalaciones se ve comprometida.

El objetivo primordial del manejo de relaves debe ser daño cero para las personas y el medio ambiente, con cero tolerancia para las fatalidades humanas. Las empresas operadoras deben asumir y documentar su compromiso con la seguridad como consideración principal en las instalaciones de relaves y el proceso de diseño, construcción, operación, cierre y poscierre de presas. Si una empresa operadora identifica la posibilidad de pérdida de vidas como resultado de una falla de su presa de relaves, dicha presa debe diseñarse para soportar aún los eventos meteorológicos y sísmicos más extremas creíbles.

Antes de conceder las aprobaciones y durante la vida útil de la mina, las empresas operadoras deben garantizar el involucramiento significativo, la participación y el consentimiento de las comunidades afectadas o potencialmente afectadas por cualquier instalación de relaves.

Se debe prohibir el uso de presas aguas arriba, favoreciendo las presas de línea central o aguas abajo que son menos vulnerables ante todos los mecanismos de falla. Adicionalmente, las presas no deben ser construidas cerca de comunidades o arriba de la infraestructura minera donde puedan permanecer trabajadores.

Todos los elementos de diseño, construcción, operación y cierre de cualquier instalación de relaves deben aprovechar las mejores tecnologías y estar fundamentados en las mejores prácticas disponibles. Estas prácticas implicarían una preferencia por el uso de relaves filtrados, reduciendo de esta forma la probabilidad y las consecuencias de una falla.

Las empresas operadoras deben documentar su plena comprensión de los cimientos de la presa, así como las propiedades de los materiales de los relaves, prestando especial atención al contenido de arcillas y su potencial de licuefacción. Debe producirse un informe anual que verifique el cumplimiento de la construcción y operaciones de la presa con el diseño de esta según documentos.

Las instalaciones de relaves deben ser revisadas, inspeccionadas, monitoreadas y mantenidas hasta lograr un estado permanente en el cual el potencial de falla es esencialmente nulo. El almacenamiento inicial de relaves filtrados facilita un cierre seguro eventual.

Los peores escenarios de falla de relaves deben ser modelados y divulgados públicamente previo al otorgamiento de permisos; estos modelos deben ser actualizados de forma regular durante el ciclo de vida de las instalaciones. Se debe realizar simulacros de emergencia y evacuación en caso de fallas catastróficas de las instalaciones de relaves anualmente. La planificación y ejecución de dichos simulacros debe incorporar la participación de las comunidades afectadas, trabajadores, autoridades locales y entes de gestión de emergencias.

Se debe mantener una cultura de seguridad y responsabilidad desde el más alto nivel dentro de la empresa. Este propósito únicamente es alcanzable si la Junta Directiva rinde cuentas por sus acciones (o en su defecto, por su inacción). La Junta Directiva debe asumir la responsabilidad principal por la seguridad de las instalaciones de relaves, incluyendo las consecuencias de cualquier falla, demostrando que la empresa cuenta con las garantías financieras necesarias para soportar el costo total de los planes de cierre y poscierre, así como el seguro de responsabilidad civil para cubrir el costo total de cualquier falla catastrófica.

RESUMEN DE LOS LINEAMIENTOS

  • La seguridad como el principio rector del diseño, construcción, operación y cierre
  • Prohibición de nuevas instalaciones de relaves mineros en proximidad aguas arriba de zonas habitadas
  • Prohibición de presas aguas arriba en nuevas minas y cierre de las instalaciones existentes aguas arriba
  • Cualquier posibilidad de pérdida de vidas constituye un evento extremo; el diseño debe responder adecuadamente
  • Mandato del uso de las Mejores Tecnologías Disponibles para relaves, incluyendo el uso de relaves filtrados y la implementación de controles de seguridad rigorosos, aun después del cierre de la mina
  • Comprensión comprobada de las condiciones locales y las características de los relaves con sistemas robustos de monitoreo y el desarrollo de planes de preparación/respuesta
  • Las comunidades afectadas deben dar consentimiento y la supervisión de seguridad debe ser independiente, incluyendo el establecimiento de procedimientos de queja y protecciones a denunciantes
  • Disponibilidad pública de la información relativa a la seguridad de la mina
  • Las Juntas Directivas corporativas deben asumir plena responsabilidad del riesgo (inclusive el riesgo financiero) y aceptar las consecuencias de fallas

Para poder entender cómo y por qué ocurren las fallas, debemos comprender el alcance del tema. Actualmente no existe ningún inventario global de las miles de fallas en instalaciones de relaves, ni tampoco un registro completo de fallas de presas. Una recopilación y divulgación de esta información de forma pública y transparente es esencial. Una agencia internacional independiente, por ejemplo una agencia con respaldo de las Naciones Unidas, debe impulsar este proceso en colaboración con los estados responsables, empresas operadoras y la sociedad civil, recolectando información sobre presas de relaves y fallas en las presas alrededor del mundo. Estos hallazgos deben ser compartidos con las comunidades afectadas para poder mitigar el riesgo en estos sitios y apoyar los esfuerzos por establecer planes adecuados de acción y emergencia.

En última instancia, esta agencia internacional naciente debe poder supervisar la seguridad del manejo de relaves a nivel global. Debe contar con los recursos y capacidades necesarias para actualizar las normas globales de forma eficiente, certificar su implementación, investigar fallas y emitir recomendaciones públicas. Un estudio independiente debe investigar los modelos de gobernanza que mejor se adecúen al alcance de este mandato.

La Seguridad Ante Todo