Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Comunicado

Organizaciones Maya y Apoyantes Exigen el Cierre de la Mina Marlin en San Marcos, Guatemala

Históricamente los Pueblos Indígenas hemos sido objeto del despojo de nuestro patrimonio natural, cultural y de nuestro mismo territorio, prácticas que iniciaron con la invasión española, la conformación de un estado guatemalteco racista, clasista y excluyente, y ahora con la neocolonización que viene de los mal llamados pueblos desarrollados del Norte. Los Pueblos Indígenas tenemos una visión integral de nuestra Madre Tierra, manifestada por el respeto y la relación íntima que hay entre las personas y la naturaleza, a lo cual le llamamos cosmovisión, donde el ser humano no es el ser superior, sino parte de un todo. Esta visión se contrapone con la lógica occidental de explotación de recursos naturales, donde se antepone la acumulación de capital por unos pocos a costa de la desgracia y la vida de muchos, en este caso de los Pueblos Indígenas. El gran efecto de esta historia es la situación de empobrecimiento en que nos encontramos.

Esta neocolonización esta viniendo a través de una de las industrias más destructivas que la humanidad conozca, como lo es la minería de metales. En nuestro territorio se está desarrollando el proyecto minero Marlin de la empresa Montana Exploradora, S.A., subsidiaria de la empresa transnacional canadiense-estadounidense Glamis Gold Ltd. La mina está ubicada en los municipios de San Miguel Ixtahuacán y Sipakapa, en el altiplano marquense. Pero esta explotación minera no afecta únicamente a los Pueblos Mayas Sipakapense y Mam de San Marcos, sino que afectará a todo el altiplano occidental de Guatemala, pues pretenden constituir toda esta región en un distrito minero.

La mina no es más que una manifestación moderna de la histórica explotación y dominación de los pueblos por los poderes coloniales y ahora neo-coloniales, una expresión del injusto sistema mundial que está teniendo ya los siguientes efectos: destrucción ambiental, escasez de agua, contaminación por cianuro y metales pesados, enfermedades, corrupción, militarización y daños al tejido social y espiritual de los pueblos milenarios, es decir, la explotación y el mal-desarrollo.

Los promotores de la industria minera: Banco Mundial, Gobiernos guatemalteco, canadiense y estadounidense y Glamis Gold, venden la Mina Marlin como un “proyecto” de “desarrollo”. Pero la realidad es que se trata de un negocio que enriquece a una empresa extranjera a costa del buen desarrollo de las comunidades, facilitado por el persistente clima de corrupción e impunidad y la falta de una verdadera democracia, tanto al nivel nacional como mundial.

Con tan sólo la entrada de la empresa en San Marcos, ya empezaron los problemas y violaciones a los derechos de los y las habitantes, al no consultarnos sobre el proyecto minero. Al igual el documento llamado Estudio de Impacto Ambiental, que no es más que una farsa para justificar los daños que la misma empresa está consciente que va a causar, presenta muchos errores, vacíos y mentiras. Por ejemplo, no analiza el recurso agua en la zona y no es accesible para la población afectada, ya que consta de más de mil páginas, algunas de ellas en inglés.

No obstante, la Corporación Financiera Internacional, el poderoso brazo del sector privado del Banco Mundial, aprobó un préstamo de 45 millones de dólares a la Glamis Gold Ltd para la mina Marlin.

Conscientes de los graves problemas que la minería de metales causará a los Pueblos Indígenas, se ha venido gestando un movimiento de resistencia pacífica a la actividad minera en Guatemala. A esto el Gobierno de la República ha respondido con la militarización y la represión. El 11 de enero del 2005 el Gobierno mandó más de mil doscientos efectivos del ejército y cuatrocientos efectivos de la policía, a reprimir a los hermanos y hermanas Kaqchikeles en la aldea Los Encuentros, Sololá, para cuidar el paso de un cilindro destinado para la mina Marlin. Reprimieron con gas lacrimógeno y balas a los y las manifestantes que por semanas habían detenido el paso del cilindro, asesinando a Raúl Castro Bocel y dejando más de veinte heridos.

La militarización y represión se ha sentido también en el altiplano de San Marcos, en San Miguel Ixtahuacán, el 23 de marzo del 2005 un agente de la empresa de seguridad israelí, el Grupo Golan, disparó contra el joven habitante Álvaro Benigno Sánchez, quitándole la vida y dejando en la orfandad a 4 niños. Montana logró presionar al padre de Álvaro que aceptara un poco de dinero a cambio de no seguir con el juicio.

Ambos crímenes quedan en completa impunidad.

Ante esta situación, las comunidades de Sipakapa impulsaron un proceso de Consulta Comunitaria sobre la minería en todo el municipio. La Consulta Comunitaria se realizó el 18 de junio de 2005, en armonía con la Ley de los Consejos de Desarrollo, la Constitución de Guatemala y el Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes. La Consulta Comunitaria se realizó según el sistema jurídico Maya-Sipakapense, establecido en normas, valores y principios de identidad del Pueblo de Sipakapa.

Con el contundente rechazo expresado en la Consulta Comunitaria (11 comunidades en contra de la minería, una a favor y una abstención), la población demostró claramente que el Pueblo de Sipakapa no quiere la actividad minera en su territorio. Lo cual ha sentado el precedente de pasar de una democracia representativa a una verdadera democracia participativa, ejercicio que tiene que consolidar la construcción un país multicultural, pluriétnico y multilingüe. Además hemos llevado a cabo un proceso de construcción de nuestro plan alternativo de desarrollo el cual se basa en impulsar nuestra economía campesina, participar en los espacios de decisión y la agroforestería.

Por todo lo anterior, nosotros, organizaciones e individuos nos solidarizamos con la lucha del Pueblo de Sipakapa y EXIGIMOS:

  • A la Glamis Gold – El cierre INMEDIATO de la mina Marlin. A la vez mitigación y reparaciones integrales por todos los daños causados, dirigido y monitoreado por una comisión independiente compuesta por representantes de las comunidades afectadas y otras organizaciones y personas que las comunidades de Sipakapa y San Miguel Ixtahuacán estimen convenientes.
  • Al Banco Mundial – El retiro INMEDIATO del préstamo de la Corporación Financiera Internacional a la Glamis Gold, la aprobación de financiamiento para la mitigación y reparaciones para las comunidades afectadas por la mina Marlin, y que se derogue la política de participar en, apoyar y financiar las destructivas industrias extractivas. Que reconozca la Consulta Comunitaria que el pueblo Sipakapense llevo a cabo.
  • Al Gobierno de Guatemala – La suspensión INMEDIATA del otorgamiento de licencias mineras (reconocimiento, exploración y explotación) y la anulación de las licencias vigentes, hasta que exista una política minera enfocada en la seguridad territorial, ambiental y social de las comunidades y la consulta comunitaria y/o de vecinos, de acuerdo a la legislación nacional y los convenios internacionales.
  • A los Gobiernos de Canadá y Estados Unidos – Un cambio radical INMEDIATO en su política de promover, facilitar y financiar las actividades de empresas mineras canadienses y estadounidenses cuyos negocios en todo el mundo facilitan, benefician y contribuyen a violaciones graves de los Derechos Humanos de los Pueblos.
  • A los consumidores e inversionistas – Cambios radicales desde lo local (conciencia y cambio en su rol en el injusto sistema mundial, y por ello su responsabilidad por los impactos negativos y nefastos de su consumo e inversiones), hasta lo nacional (acciones e incidencia en las políticas extranjeras de sus gobiernos y empresas) y lo internacional (acciones e incidencia en los bancos de “desarrollo” e instituciones multilaterales, controlados por los países de poderosos neo-coloniales).

Nos comprometemos a tomar acciones al respecto para hacer valer nuestra posición.

Dado en Sipakapa, San Marcos, Guatemala, el 4 de marzo del año 2006.

ORGANIZACIONES FIRMANTES:

  • Movimiento de Trabajadores Campesinos (MTC) – San Marcos, Guatemala
  • Asociación de Desarrollo Integral Maya AJ’CHMOL (ADIMA) – San Marcos, Guatemala
  • Asociación de Pueblos Indígenas de América – Sipakapa, San Marcos, Guatemala
  • Asociación de Desarrollo Integral Maya Sipakapense – Sipakapa, San Marcos, Guatemala
  • Derechos en Acción/Rights Action – Canadá/Guatemala
  • Caracol Producciones – Guatemala

INDIVIDUOS FIRMANTES

  • Marco Vinicio López (MTC) – San Marcos, Guatemala
  • Rolando López (Aj’chmol) – San Marcos, Guatemala
  • Mario Tema – Sipakapa, San Marcos, Guatemala
  • Roberto Marani – Italia/Sipakapa
  • Sandra Cuffe (Derechos en Acción) – Canadá/Honduras
  • Grahame Russell (Derechos en Acción) – Canadá

Para firmar como individuo o adherir como organización: caminando27(at)yahoo.es