EnglishEspañolFrançais
Publicación

Mapeo de resistencias frente a la minería para la transición energética en las Américas

Aspectos destacados

El Banco Mundial estima que durante los próximos 30 años será necesario extraer 3 mil millones de toneladas de minerales y metales para impulsar el proceso de transición energética mundial. Entre los principales metales y minerales críticos se encuentran el cobre, el litio, el grafito, el cobalto, el níquel y las tierras raras.

Gobiernos y corporaciones mineras, en su mayoría canadienses y australianas en los casos documentados, están posicionando la minería como una actividad clave e indispensable para resolver la crisis ambiental impulsando su expansión a territorios cultural y ecológicamente frágiles. Este "boom de la minería verde" está afectando cada vez más los derechos humanos y de los pueblos indígenas, así como el medio ambiente y los medios de vida de las comunidades.

Las comunidades de base, expertxs, académicxs y activistas afirman que una transición energética que dependa en gran medida de la extracción de nuevos materiales sin que se planteen preguntas clave como energía para qué, para quién y a qué coste socio-ambiental no hará sino reforzar las injusticias y la insostenibilidad que han agravado la crisis climática en la cual nos encontramos a nivel mundial.

Comunidades afectadas y movilizadas por la creciente presión de los metales estratégicos en nueve países de las Américas — Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá, México, Estados Unidos y Canadá — y los equipos del Atlas de Justicia Ambiental y MiningWatch Canadá trabajaron en un proceso de mapeo colaborativo de 25 casos identificando algunas tendencias regionales de la minería que se impulsa para la transición energética.