Líder indígena escribe a ACDI, Visión Mundial y Barrick Gold para que no se realice un proyecto tripartito de la RSE en Perú

Jamie Kneen Communications and Outreach Coordinator responsible for: strategic research, social media, and public engagement; our Africa program, environmental assessment, and uranium mining.

The Honourable Beverley J. Oda    Ministra de la Cooperación Internacional  Canadá­     Lima,  9  de  febrero  del  2012       De  mi  consideración:       Reciba  usted  el  cordial  saludo  de  la  Coordinadora  Andina  de  Organizaciones  Indígenas  (CAOI),  instancia  de  coordinación   de  las  organizaciones  indígenas  andinas  de  Bolivia,  Ecuador,  Colombia  y  Perú,  que  trabaja  en  la  promoción  y  defensa  de   los  derechos  de  los  pueblos  indígenas  ante  foros  e  instancias  internacionales.       En   esta   oportunidad   me   dirijo   a   usted   para   expresarle   nuestra   preocupación   por   una   nueva   política   asistencialista   y   tripartita  que  involucra  a  entidades  del  Estado,  compañías  mineras  y  organismos  no  gubernamentales,  a  través  de  la  cual   se  pretende  facilitar  las  inversiones  mineras  en  nuestros  países  del  sur.       Lamentablemente,   la   minería   canadiense   tiene   una   historia   terrible   en   nuestros   países,   donde   compañías   como   Barrick   Gold   son   fuente   de   múltiples   conflictos   por   el   despojo   de   territorios,   destrucción   de   fuentes   de   agua   y   en   general   vulneración   de   derechos   reconocidos   en   instrumentos   internacionales   (Convenio   169   de   la   OIT,   Declaración   sobre   los   Derechos  de  los  Pueblos  Indígenas  de  la  ONU,  entre  otros),  que  provocan  múltiples  impactos  ambientales  y  sociales  en   nuestras  comunidades.       En  nuestros  países  no  se  respeta  el  derecho  a  la  consulta  y  consentimiento  previos,  libres  e  informados,  antes  de  otorgar   las   concesiones   mineras   en   territorios   indígenas.   Las   comunidades   recurren   a   todas   las   instancias   legales   y   no   encuentran   respuesta   a   su   justo   reclamo.   Entonces   protestan   y   sus   líderes   y   dirigentes   son   perseguidos,   reprimidos,   sometidos  a  procesos  judiciales  por  cargos  muy  graves.       La  solución  no  está  en  intermediar  y  negociar  sobre  hechos  consumados, ninguna "obra social" de las compañias mineras puede  compensar  los  impactos  señalados  y  mucho  menos  justificar  la  violación  de  derechos.       Por  tanto,  pido  a  usted  que  su  Ministerio  se  abstenga  de  participar  en  esta  política  y  más  bien  asuma  la  responsabilidad   de   velar   porque   las   empresas   de   su   país   cumplan   con   respetar   y   exigir   que   los   Estados   respeten   los   derechos   de   los   pueblos  indígenas  afectadas  antes  de  solicitar  concesiones  mineras  en  nuestros  países.      Agradeciendo  su  atención  a  la  presente,  quedo  de  usted,   Atentamente, Miguel Palacín Quispe Coordinador General CAOI